No te quedes conmigo.

//
No te quedes conmigo, por tu bien y el mío.
Porque entre mi dolor y tú he elegido sufrir en silencio,
vivir en la calle cada noche en una ciudad de lamentos,
encerrarme en una habitación acompañada del miedo
en lugar de pasar madrugadas contigo en mi invierno.
No te quedes conmigo cuando crea todo perdido,
no sé pensar diferente desde que me puse en peligro
al quererte y querer sentirte mi abrigo;
Si te vas volveré a morir de frío pero esta vez morir,
no habrá nadie que me pueda revivir
y es que, entonces, ya no me importará vivir
¡Mucho menos que ahora!
No te quedes conmigo pero de todas maneras quédate;
abrázame sin quererme, bésame sin quererme,
quiéreme sin quererme, sin necesitarnos al día siguiente
aunque para el desayuno te quedes.
Y para las tardes de domingos.
Y para los jueves lluviosos.
Si es mucho pedir ¡para toda mi vida!
Al final terminaré pidiendo: Por favor no te vayas 
y quédate siempre conmigo, 
tú terminarás dejándome por no haberte elegido 
desde el principio. 

Share this:

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó? ¡Déjame tu comentario!