Let me be your sun.

Quiero que cuando tus días sean grises y desees llorar o morir, en cualquiera de las dos, me busques, me leas, me escuches. Déjame ser el refugio donde encuentres el silencio, la calma y si quieres también el frío, los abrazos vendrán solos.
Donde seas tú, grosera, mal humorada, desordenada o triste.
Quiero que me hables de lo malo que ha pasado en tu semana o lo que has comido y te ha enfermado.
Cuéntame las historias detrás de tus cicatrices, muéstrame tus vídeos favoritos, llámame a medianoche llorando diciéndome que no puedes dormir porque la habitación parece haberse vuelto ruidosa, aunque sepas que no es la habitación. Son tus pensamientos una tormenta y yo podría ser el sol.
Léeme los poemas que más te gustan, escribe lo que salga de la oscuridad de tu alma e intentaré entenderte y si no lo hago de todos modos me quedaré cada amanecer, hasta que logres sentirte bien. 
Confiésame que también me quieres sin decírmelo; Justo así, como haces que lo sienta.






Share this:

CONVERSATION

1 comentarios:

¿Te gustó? ¡Déjame tu comentario!