// Después de las pastillas.

Quiero que sepas que he despertado llorando
y derramando el café que antes había amado,
también pensé en no salir por días,
semanas o meses,
alejarme por un tiempo
más de lo que parece.

No tengo a quién pedirle disculpas
por haber estado cerca de renunciar
y por haberme dormido gracias a las pastillas
que me hicieron esperar;
No pasó y desperté llorando,
caminando rápido,
escapando.

Quiero que dejes de pensarme,
quererme o esperarme
porque sé que un día no responderé
a tus cartas o a tu llanto,
no te ayudaré a olvidar tu mal rato
ni te escribiré acerca de mi dolor;
Dejaré de causarte preocupación,
créeme,
vivirás mejor.

¡Pero quiero que luches!
Que seas fuerte como yo no lo he sido,
que no te desanimes por lo que aún no has obtenido,
que no llores por mí al no haber podido ser feliz
y que me olvides, estarás bien así.


Share this:

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó? ¡Déjame tu comentario!