The calm that I find in her body.

Tanto tiempo visitando lugares desconocidos,
abandonados,
donde habrán cometido montones de homicidios,
escondido cadáveres
y preparado una sopa con los huesos.
O podrían haber hecho una cena para dos,
una pasta,
un vino,
unos besos
y un quédate hasta que el sol aparezca,
deseando que llueva.

Tanto tiempo perdida en callejones
sentada allí escribiendo tristes poemas,
tocando las más tristes canciones
en un piano que ya no sirve;
Esperando una mirada que me bese,
unas caricias que me devuelvan
al menos una de las 7 vidas que perdí.
¡Pero bastó sólo un beso para hacerme inmortal!
Un cuerpo que me mostrase el espacio
estando lo más cerca al mío.
                                                            
¡Tanto tiempo recorriendo lugares por no poder quedarme tranquila!
Entonces encontré en el día un hogar entre sus pechos.
Y en las noches me encontré siendo prisionera
en las cadenas de sus piernas
enlazadas con las mías,
con la mirada perdida
por las endorfinas escondidas en nuestra saliva.
Un hogar al que recurro
cuando mis ojos se vuelven oscuros,
cuando la luna me busca,
cuando sus labios por horas me curan.

Y disculpa si no quiero salir a enfrentar el día;
quiero seguir dentro de las fantasías que me invento
al acariciar sus miedos;
Quiero borrarle sus inseguridades
besando cada uno de sus lunares;

Pero déjame habitar en ti,
calmarme,
cantarte,

¡sigue haciéndome feliz!








Share this:

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó? ¡Déjame tu comentario!